Cómo hacer limpiaparabrisas casero.

Y cómo No Hacerlo.

Fácil, rico y para toda la familia.

¿Estás cansado de pagar el líquido limpiaparabrisas de tu coche a precio de Moët & Chandon?

El mundillo de los líquidos limpiaparabrisas funciona de forma muy similar al de los perfumes: te cobran un precio absurdamente alto en cantidades pequeñas, para reducir el mismo considerablemente a medida que se aumenta el volumen comprado.

Pero claro, tampoco es plan de instalar en casa un depósito de 500 litros solo para que nos lo cobren a un precio razonable…

Afortunadamente, tenemos la posibilidad de hacer el líquido de marras por nosotros mismos.

Aunque, primero, empezaremos por explicar cómo no hacerlo:

Rellenar el depósito exclusivamente con agua.

Esta opción nos puede servir para salir del paso pero tampoco es razonable.

Es de ser muy cutre.

Añadir al agua unas gotas de Fairy

El hecho de añadir una gota de Fairy (o cualquier otro lavavajillas, que no es que Fairy me patrocine) tampoco es que sea mucha mejor idea.

Es un jabón concentrado, que cunde mucho a la hora de fregar platos, pero tiene la capacidad de poder obstruir el circuito del sistema de nuestro coche.

Y nosotros no queremos que ocurra eso.

Mezclar el agua con limpiacristales.

Podría valer pero suceden dos cosas:

  • Si echamos poco limpiacristales, la mezcla va a resultar pobre.
  • Si echamos la cantidad de limpiacristales necesaria para que la mezcla resulte efectiva, nos va a salir más cara la salsa que los caracoles.

Crear nuesto propio compuesto.

En la red circulan diferentes formas de fabricar tu propio líquido limpiaparabrisas.

Por ejemplo:

Mezclar 7/13 de amoníaco con 1/3 de alcohol, añadir un buen chorro de vinagre de módena y agitar concienzudamente durante 5 minutos.
Seguidamente añadir la mezcla en una olla bien grande de agua y dejar reposar durante toda la noche.

El cuñao experto

Naaaaaaa.

Demasiado trabajo.

Además yo no tengo amoníaco en casa, y respecto al alcohol solo gasto Estrella Galicia. Y no creo que sea plan…

Así que estas opciones no me valen.

Ahora sí, vamos a ver cómo hacer correctamente líquido limpiaparabrisas.

Comprar limpiaparabrisas concentrado.

Es el equivalente a comprar un camión de Acqua di Gio de Giorgio Armani, o de Muy Mío de Bustamante, si lo prefieres.

Imagínate el precio que nos harían…

Compramos el producto concentrado, lo diluimos en agua en las proprciones indicadas y listo.

Y cuando se nos acabe el depósito, ya tenemos el concentrado en casa. Y lo que ya no tenemos es la necesidad de andar sin líquido limpia, ni pagarlo a precio de pu** en la primera gasolinera que encontremos.

Por un coste ajustado tenemos líquido para una buena temporada.

Concretamente 25 litros por menos de 20 euros.

Poco me parece

Almeida

Así que mi recomendación es que no procrastines y lo pidas ahora mismo.

Aquí te dejo el enlace:

Cuando compres a través de este enlace a tí te van a cobrar lo mismo que si lo hicieras sin utilizarlo, y a mí me van a dar una pequeñísima comisión que, unida a otras tantas, me servirá para tomarme una buena Estrella Galicia después de haber hecho algo útil como puede ser esta web.

Todos ganamos. Como en las elecciones.

Tú ganas.

Yo gano.

Bezzos, un poquito menos porque tiene que darme mi comisión, pero también ganará lo suyo, digo yo… 😉

Y hasta aquí hemos llegado.

Buen día tengas.